Teléfonos de contacto:
4713-1762 | Tel/Fax.: 4752-9311
Medicina Reproductiva
FIV-ET. Fertilización in vitro y transferencia embrionaria:

En esta técnica, la fertilización del óvulo por el espermatozoide se produce en un medio artificial como es el laboratorio, pero el proceso de fertilización es totalmente natural. Se colocan un promedio de 200.000 espermatozoides alrededor del óvulo, que es penetrado naturalmente por uno de ellos. Así se forman los embriones que luego son transferidos a la cavidad intrauterina por medio de diferentes tipos de catéteres, mediante un procedimiento sencillo e incruento.

Pasos de la FIV:

1 - Estimulación ovárica controlada y monitoreo de ovulación: Si bien los primeros casos de FIV fueron realizados durante ciclos espontáneos, en la actualidad se sabe que los mejores resultados se logran frente a la posibilidad de poder recuperar un buen número de óvulos. El médico desea optimizar las chances de embarazo en cada intento de FIV, por lo que administra medicación para que se desarrollen varios folículos. Tener varios óvulos y varios embriones, aumentará las expectativas de que al menos uno logre implantarse. El médico indica un esquema específico para cada paciente (según edad, niveles hormonales, respuestas previas, etc.) de modo que puede diferir entre las distintas mujeres. Cuando los folículos han logrado un crecimiento adecuado, se indica la aplicación de otra hormona (HCG), con lo que se termina de madurar el ovocito. De 34 a 36 hs. después, se procede a la aspiración folicular.

2 - Recuperación ovocitaria: Actualmente se efectúa por vía transvaginal y guiada con ecografía, lo que ha permitido efectuar esta técnica en forma totalmente ambulatoria con el uso de anestesia local.

3 - Fertilización: Una vez que los ovocitos son recuperados, se examinan en el laboratorio y se clasifican según su madurez. Ese mismo día, el esposo lleva una muestra de semen que se procesa por una técnica denominada "swim up" o " gradientes de Percoll" para separar los espermatozoides móviles. Éstos se incuban junto con los óvulos en la estufa, a la misma temperatura que la corporal de la mujer. Luego de unas 18 hs. los óvulos son examinados para ver si fueron fertilizados. El signo de fertilización es la presencia de dos pronúcleos, el masculino y el femenino. Lo habitual es continuar el cultivo en el laboratorio durante 48 a 72 hs. Durante ese período el óvulo fecundado se divide varias veces, por lo que se transforma en un embrión multicelular.

4 - Transferencia embrionaria: La transferencia embrionaria es un procedimiento sencillo pero sumamente importante. Se efectúa en forma ambulatoria sin necesidad de anestesia y se cargan los embriones en un catéter blando que se pasa por el cuello del útero para depositar los embriones en la cavidad uterina. Generalmente la transferencia suele efectuarse unos 3 días luego de la recuperación de los óvulos. El número de embriones a transferir es un tema muy debatido. Habitualmente, el número es entre 2 a 3.

5 - Mantenimiento de la fase lútea: Se denomina fase lútea a la etapa del ciclo menstrual posterior a la ovulación. En esta etapa normalmente el endometrio (capa interna del útero) se prepara para recibir al embrión por medio de una hormona denominada progesterona. Unos 14 días después de la transferencia y si no hubo menstruación, se efectúa el análisis de embarazo (sub unidad beta).

Resultados de la Fertilización In Vitro

Las tasas de embarazo de esta técnica varían principalmente según la edad de la mujer, la causa de la infertilidad, la calidad de los óvulos, el número de embriones transferidos, la calidad espermática, etc. Globalmente, las tasas de embarazo son aproximadamente de un 35 / 40% por ciclo iniciado, lográndose más de un 70% luego de 4 intentos.

Riesgos del procedimiento

Suelen ser procedimientos de bajo riesgo. Los más comúnmente nombrados son la hiperestimulación ovárica, los embarazos múltiples, el embarazo ectópico, el aborto espontáneo y aquellos originados por la punción.  

Procedimientos asociados a la Fertilización In Vitro:

Micromanipulación - ICSI (Inyección espermática intracitoplasmática): La técnica de ICSI consiste en la inyección de un único espermatozoide en el óvulo. Para realizar esto se efectúa un procedimiento idéntico al que se describió previamente para la FIV con una única variante en la etapa de fertilización: en vez de incubar los espermatozoides con el óvulo, éste es inyectado para colocar un espermatozoide.
Esta técnica ha abierto una importante posibilidad terapéutica, especialmente para la esterilidad conyugal de origen masculino. Hombres que hasta hace pocos años tenían como únicas alternativas la adopción, la inseminación con semen de banco o la resignación a no tener hijos, hoy tienen la posibilidad de intentarlo y con buenas expectativas. GIFT. Transferencia de gametas dentro de la trompa de Falopio: La técnica consiste en la canalización translaparoscópica de la trompa de Falopio y la colocación en su interior, a través de un catéter especial, de los gametos (ovocitos y espermatozoides) separados por una burbuja de aire.

Técnicas de recuperación de espermatozoides: En pacientes con azoospermias es posible recuperar espermatozoides del testículo o de la vía espermática. Actualmente sabemos que el caso de las azoospermias por obstrucción de la vía espermática (azoospermia obstructiva) se pueden recuperar espermatozoides casi el 100% de los casos, mientras que en las azoospermias no obstructivas (por déficit de la fabricación) este valor disminuye al 50%.

Criopreservación de embriones: Usualmente se transfieren entre 2 y 3 embriones, según la calidad de los mismos y la edad de la mujer. Si hubiese más embriones de los deseados para transferir, se pueden almacenar por medio de una técnica denominada criopreservación, que consiste en mantener los embriones a muy bajas temperaturas, por lo que todas las funciones celulares se detienen pudiendo conservarse en este estado durante muchos años. De esta manera, los embriones criopreservados pueden ser descongelados y utilizados un tiempo después.

Cocultivo: Los embriones se incuban con otras células o con medios especiales, lo que permite mantenerlos durante más días in vitro (en la estufa) desarrollándose y creciendo. De esta manera sólo los embriones de buena calidad y aptos seguirán su evolución hasta el estado denominado de blastocisto.

Extrusión asistida (Assisted Hatching): En este procedimiento se le efectúa al embrión una pequeña abertura en la zona pelúcida unos minutos antes de transferirlo, a fin de facilitarle el desprendimiento y la consecuente implantación.

Donación de óvulos: Se utiliza cuando la mujer no puede producir óvulos o produce óvulos de mala calidad, incapaces de originar un embrión viable. Este proceso consiste en la fecundación de los óvulos de una donante anónima con el semen del marido de la paciente, obteniendo embriones en el laboratorio y transfiriéndolos luego al útero. La receptora es tratada con una medicación que prepara el útero para recibir los embriones y permitir su implante y desarrollo.

Contacto telefónico
Tel. (+5411) 4713-1762
Tel.fax.: (+5411) 4752-9311
Contactenos
Haga click aquí
Dirección
99 Guemes 2348, (CP1650)
San Martín, Buenos Aires, Argentina
Copyright © 2015 Iprefer. Todos los derechos reservados.